sábado, 26 de enero de 2013

Unos plurales muy singulares


En la mayoría de los idiomas, a la unidad corresponde la forma no marcada de una palabra, el plural obteniéndose por inflexión del singular. Por ejemplo, al singular gato del español corresponde el plural gatos. El castellano cuenta con dos números gramaticales: el singular y el plural. Otros idiomas tienen varias formas de números gramaticales en función del número de unidades asociadas.

Los diferentes tipos de plural


Algunos idiomas tienen un plural dual que corresponde a dos unidades, como el árabe, el esloveno o el tahitiano. En esloveno, por ejemplo, una casa se dice mesto, dos casas, mesti y más de dos casas, mesta. En árabe, se utiliza hisan para un caballo, hisan-an para dos caballos, y ahsinah para más de dos caballos.

El plural trial corresponde a tres unidades, como en el mwotlap hablado en Vanuatu: na-m°alm°al (la muchacha), yô-ge m°alm°al (las dos muchachas), têl-ge m°alm°al (las tres muchachas), y ige m°alm°al (las muchachas).

Al plural cuadrial corresponden cuatro unidades, y el sursurunga de Papúa Nueva Guinea se cita en menudo como un ejemplo de ése, aunque los autores prefieren la idea de una forma de paucal para significar aproximadamente cuatro elementos. Así habría en este idioma un plural dual, un paucal (más o menos tres unidades) y un paucal mayor (más o menos cuatro unidades), antes de alcanzar el plural genérico de los números mayores, o número de unidades más allá de los plurales particulares.

El plural paucal así se limita a un pequeño número de unidades, y corresponde a «un poco». Su límite superior no está claro y su límite inferior depende del sistema que lo engloba. Por ejemplo, en baiso, una lengua cushita hablada en Etiopía, lubán-titi quiere decir un león, luban-jaa, algunos leones, y luban-jool, muchos leones.

También existen el colectivo que agrupa un conjunto de unidades, y el singulativo que aísla una. En bretón, un ratón (logodenn) es el singulativo de logod (los ratones en general), que se puede hacer plural en un contexto específico(logodennoù). El galés, el árabe y las lenguas nilo-saharianas también presentan esta característica. Sin embargo, el número colectivo no se debe confundir con el nombre colectivo (un cardumen de peces, una jauría de lobos) que puede tener una forma plural.

Algunos nombres están calificados de no contables: no se pueden a priori pluralizarse, con algunas excepciones. En español, el valor sigue siendo singular, mientras que el vino puede ser plural, pero con un cambio de sentido. Si podemos decir vinos (de mesa, tintos, de una región particular), no lo contamos (un vino, dos vinos).
Sin embargo, los sustantivos contables de un idioma no lo son necesariamente en otro, y viceversa. Podemos contar patatas en español, pero no en ruso: картошка significa más bien de la patata.

Finalmente, hay un número plural distributivo que considera un conjunto de unidades como unidades independientes, que encontramos en navajo por ejemplo donde se indica con el prefijo da: kǫ', un fuego, y daakǫ', muchos fuegos considerados individualmente.

Último caso que se olvida a menudo: el de las pares. Algunos objetos se presentan en pares sin corresponder a un número dual, las pares de un idioma no siendo las de otro. Al pantalón español corresponde (a pair of) trousers inglés, y a las tijeras españoles corresponden en saks danés, lo que complica la pluralización en calco, una palabra singular en un idioma pudiendo ser plural en otro.

Localización del plural


En la mayoría de las lenguas indoeuropeas actuales, encontramos los dos números gramaticales que son el singular y el plural, a los cuales se puede añadir el valor vacío (para un número nulo de elementos).

Si queremos manejar un solo idioma o varios en una sola aplicación, por ejemplo usando un sistema asociando una palabra o una frase a una clave, a menudo es necesario manejar los diferentes números gramaticales posibles.

Por ejemplo, una interfaz puede mostrar 0 mensaje (o Ningun mensaje), 1 mensaje (o Un mensaje), o n mensajes, n siendo un marcador de posición para ser reemplazado durante el tratamiento.

Un enfoque ingenuo consiste en tratar los diferentes casos sobre la base de una condición por el valor de n cuando la cadena se genera para su visualización. Este enfoque tiene dos desventajas principales: vuelve rápidamente el código pesado, y por encima de todo no se ajusta a los idiomas con números gramaticales diferentes.

Si usted cree que su código está a priori internacionalizado ya que soporta el castellano, el francês y el alemán, no lo será más cuando va querer soportar el ruso y el esloveno.

Veremos en un futuro post una solución elegante a este problema propuesta por un framework PHP.

Crédito de la imagen: lescientist (en inglés, el plural de die (dado) es dice)


Des pluriels bien singuliers (en francés)
Quite singular plurals (en inglés)
Uns plurais bem singulares (en portugués)

No hay comentarios:

Publicar un comentario